Maternidad Consciente

Maternidad Consciente es el segundo libro de una trilogía dedicada a la sanación de la energía femenina. Tradicionalmente hay tres etapas por las que pasamos las mujeres, o quizás tres aspectos en cada mujer. La mujer virgen (su energía está puesta en sí misma y su proyecto personal), la madre (representando la parte de la mujer que está en relación a otras personas, la mujer que se vincula) y la anciana (la mujer profunda, conectada a la sabiduría y la sanación).

Mujer Serpiente aparece conectada a la etapa de mujer virgen.

Maternidad Consciente aparece en la etapa de mujer vinculada a otros y otras.

Visionarias será escrito para acompañar la etapa de anciana sabia.

 

La trilogía está escrita desde la propia experiencia que es la manera tradicional femenina de transmisión de sabiduría. Yo no escribo como una psicóloga experta. Soy una mujer viviendo una serie de experiencias, las vivo, profundizo en ellas y en mí misma, destilo lo vivido y ofrezco la sanación derivada de este proceso a otras mujeres. Cada uno de estos libros está suponiendo para mí un proceso arduo y profundo de sanación personal y colectiva.

Maternidad Consciente

Al entrar en la etapa de maternidad observé en mí misma y en muchas otras mujeres que acompaño en la consulta y en mi vida cotidiana (parques, a la salida del cole, cumpleaños infantiles…) la emergencia de un proceso de transformación radical e intenso. Tan intenso que sentí la llamada imperiosa de escribir un libro que pudiera aliviar y poner luz en una etapa tan compleja como es la maternidad. Al escribir el libro observé que la maternidad es un arquetipo transformador para todas las mujeres, madres o no madres. En todas las mujeres la decisión que tomamos (o que aceptamos) de ser madres o de no serlo, mueve fichas profundas de nuestra psique y de nuestra historia.

El libro contempla la maternidad como una de las iniciaciones que vivimos  en la vida adulta. Todo lo pendiente se activa. Nuestros asuntos inconclusos, la transmisión de valores de nuestro linaje, nuestro lado más oscuro y nuestra luz más brillante. Todo delante de nuestras narices, con sueño, cansadas y sin poder casi pararnos a reposar lo que está ocurriendo.

Hay otra parte del libro dedicada a la ampliación del arquetipo materno. El arquetipo materno es como un gran árbol con tres ramas: madres de criaturas, madres de creaciones y proyectos y madres de nosotras mismas. El libro abre estas tres ramas y describe cómo desarrollarlas de manera fluida.

Quería que el libro aparte de motivar a la reflexión aportara un mapa y una pequeña caja de herramientas para sortear mejor así los obstáculos y retos de la maternidad.

Por esto en el corazón del libro hay un capítulo extenso con herramientas que pueden utilizarse para que la etapa de maternidad sea más suave y fácil. Algunas herramientas son para las propias madres, otras son para usar con los pequeños y pequeñas.

La tercera parte del libro describe maneras de convertir la maternidad en una experiencia profunda, creativa, gozosa, sagrada y lúcida.

Es un libro que alumbra rincones oscuros y permite que entre la luz en ellos. También ha sido escrito para que ninguna mujer se sienta tan sola en estos momentos delicados de acompañar a una criatura o de aceptar que en esta vida no toca acompañar de la manera que nosotras habíamos deseado.

Aunque las madres son las mujeres que más pueden sacar jugo al libro, está escrito de manera que mujeres que no son madres puedan obtener también sabiduría. 

Mi deseo es que esta vez este libro sí pueda llegar a las mujeres que lo co-crearon con sus pensamientos y sus deseos.

Si al leer este texto te surgen ganas de organizar una charla en tu barrio, grupo de crianza, asociación o centro de terapia ponte en contacto conmigo y buscamos cómo hacerlo posible. 

Transcribo aquí un fragmento del libro.

Frases Semilla

Llamo Frases Semilla a las frases que tienen un gran potencial para cultivar maneras de ver la vida.

Cuando era pequeña solía acompañar a mi padre al garaje a meter el equipaje antes de irnos de viaje. Recuerdo que a veces él tenía que sacar todo el equipaje para meterlo de nuevo y solía decir “Rectificar es de sabios”. Esa frase ha resonado en mí durante años,y me abrió y me abre la posibilidad de parar, revisar mi camino y cambiar de rumbo.

Yo también adoraba estar con mis abuelas. Una de ellas se tomaba todo de una manera ligera y con alegría. Yo no podía tomármelo así, a menudo me sentía dolida o frustrada. Mi abuela nunca me supo contar cómo conseguía ella tomarse todo con tan buen humor. Me decía, pero María, que no es para tanto, anda, anda. Y yo me sentía aún peor. Con el tiempo leí una frase que me impactó (No pedir al otro lo que no puede dar) y pude, por fin, comprender a mi abuela. Cuánto me hubiera ayudado que ella me hubiera contado cómo llegó a esa fórmula. Pero ella no sabía el camino, era su manera espontánea de responder a las limitaciones de los demás y no me lo podía contar. Pensando en esto decidí contar mis atajos a Hari en forma de Frases Semilla. Puede que le valgan, puede que no, pero yo le ofrezco el andamio que yo uso para caminar por territorios difíciles. Se las voy comentando a Hari. De manera casual. Cuando la vida me ofrece la oportunidad.

Si te propones algo, y pones pasión y constancia, lo consigues.

Si no sale a la primera, saldrá a la segunda o a la tercera.

Hay cosas que son muy difíciles al principio pero en cuanto las practicas se hacen más y más fáciles. Es cuestión de práctica.

A veces las cosas no son como nos gustaría, así es la vida.

Así es.

Lo siento.

Qué de cosas buenas nos pasan cada día (y las nombro).

Qué suerte tenemos (y nombro lo positivo que ha ocurrido).

¡Qué buena idea!

Vamos a parar y pensar otra manera de hacerlo (cuando algo no le sale como quiere).

Todo tiene solución.

Piensa antes de actuar.

Todo tiene consecuencias.

Todo tiene luz y sombra. Si vamos al parque puedes jugar con amigos pero hace frío. Si nos quedamos en casa no están tus amigos pero estás más calentito.

Tienes derecho a pedir lo que quieras y el otro puede decirte que sí o no.

Si eliges ir a la piscina te pierdes jugar en casa. Si eliges algo te pierdes otra cosa. Piensa en lo que prefieres.

No se puede tener todo lo que queremos.

Los errores son estupendos para aprender. ¿Qué podemos aprender de lo que ha ocurrido?

Todo es una oportunidad para aprender.

Todos somos diferentes. Nos creemos que el otro es como nosotros y no, es diferente. Le gustan otras cosas, piensa de otra manera. No es ni mejor, ni peor, es diferente.

Cuando hacemos daño a los demás pedimos disculpas e intentamos reparar el daño (podemos hacer un dibujo a esa persona, ofrecerle nuestra ayuda, compartir con él o ella un juguete…)

No lo sé. Hay cosas que no sé. No lo sabemos todo.

Eso ya pasó. Solamente podemos decidir qué queremos hacer ahora.

Vamos a mirar esta situación de otra manera.

Lo importante no es lo que nos pasa, lo importante es lo que hacemos con lo que nos pasa.

En lugar de llorar, vamos a pensar en cómo lo podemos solucionar (cuando veo que se ha bloqueado llorando y no da pasos para solucionar la situación).

Da igual de quién es la culpa, pensemos en cómo solucionarlo (cuando empiezan las acusaciones).

Si quieres algo me lo tienes que pedir. Si no lo pides no sé lo que quieres.

Yo te ayudo a recoger pero empieza tú primero. La vida siempre nos ayuda pero a  nosotros nos toca dar los primeros pasos. Es importante poner de nuestra parte.

Si deseas algo en lugar de llorar piensa en las ganas de tenerlo y la alegría que te dará tenerlo o vivir esa experiencia. Esa energía mueve la vida.

Valiente no es quien no tiene miedo. Valiente es quien sigue adelante aun cuando tenga miedo.

A mí también me pasó algo parecido. Te comprendo.

Todo el mundo lo hace lo mejor que puede. Nadie es perfecto. Yo tampoco, ni papi, ni tú. Intentamos hacerlo lo mejor que podemos, pero no somos perfectos.

Hay cosas que no te pueden dar. Porque no tienen, porque no saben, no entienden o no quieren.

Tu valor no depende de lo que otros digan o de las notas que saques. Eres un ser valioso por tu capacidad de crear y aprender.

Antes de dormir le digo que todos somos un pedacito de Dios y que si alguna vez no sabe si algo está bien o mal que le pregunte a su corazón, que su corazón lo sabe y se lo dirá. También le digo que todos tenemos un Padre, que es Dios y una Madre, que es la Madre Naturaleza. Y que cuando alguien está lejos y lo queremos hay un hilito que une nuestros corazones y por el que circula el amor. Si lo de Dios no te convence y te chirría, están Papa Sol y Mamá Luna. O Padre Cielo y Madre Tierra. O Madre Cielo y Padre Tierra.

Estas son mis Frases Semilla. Busca las tuyas y tenlas presentes. Para mí es uno de los  regalos importantes que les estamos haciendo. Pues acudirán en su ayuda cuando las cosas no sean fáciles o haya confusión.

Fragmento del Capítulo 8 de Maternidad Consciente

Uso de cookies

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies